El silencio: cuando conviene…

ng4793245

Mis palabras no son tendenciosas. No tanto, cuanto la información que me llega.

Ayer en el trascurso de un partido de fútbol disputado en la capital, del, (todavía), Reino de España, a punto estuvo de ocurrir una desgracia, agravada por el hecho de que la victima fuera un niño de muy tierna edad. Pese a la absoluta prohibición de las bengalas, u otros artefactos de este tipo en el interior de los estadios, una vez mas “un lamentable fallo de seguridad” dejó que no solo se introdujeran, como se utilizaran.

A mi ni me ocupa la seguridad en estos eventos, ni postularme sobre la irresponsabilidad de quienes se demuestran totalmente incapaces de contener estos hechos; no me concierne. Lo que me amaga, es que a efectos de un mercantilismo absoluto, la prensa lo pase por alto, como si algo de tan grave, no hubiera ocurrido.

Grave, en el sentido de que la presencia de estos artefactos, (entre tan inmensa mole de gente), supone un peligro para la integridad física de cualquiera de los asistentes.

Grave, porque aquellos sobre quienes recae la responsabilidad de evitarlo, o son incapaces, o ni siquiera se molestan en hacerlo.

Grave, porque parte de la seguridad de esta competición está sufragada con dinero público, al revés de otras que lo tienen que suportar íntegramente.

Y, finalmente: grave, porque los medios de comunicación lo ocultan.

Al menos esta vez nos han ahorrado la tortura de pasar el vídeo una y otra vez. Esta vez, no hay vídeo.

Entiéndase, que ni una sola de mis palabras es una critica y menos una afronta a quienes les guste “esto” y lo apoyen; cualquiera es libre de tener sus aficiones y debiera disfrutar de ellas con absoluta seguridad. Crítico, sin pudor, un sistema globalizado que financia, engrandece y protege, no este deporte, sino su fausto negocio.

Si a las televisiones no les importa que Fuster ya sea campeón nacional, que Carlos Sainz corra el Dakar con Loeb, ni nada que tenga que ver con los rallyes, pues que deje de importarles también las desgracias cuando ocurren. Que se olviden completamente; no los necesitamos.

Duele que para lo de “los viente y dos con la pelota”, sea justo a la inversa: solo la desgracia, el vandalismo, la falta de seguridad y otros largos etcéteras, no son noticia, porque “es malo para el negocio”.

Mis palabras no son tendenciosas, al menos no tanto como la información que me llega.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s