Como Schettino: ¡a naufragar!

…sobre el X Tc en subida a La Cabrera..

Una de las frases mas ridículas de hay conocimiento, es la que se atribuye a cierto político, cuando en referencia a las supuestas mejoras del estado, dijo: “Estábamos al borde del precipicio; ahora dimos un paso en frente”; mucho me temo que el paso en frente no tarde en ocurrir para el automovilismo madrileño…
El tiempo acompañaba, la afición como siempre, llenó las cunetas y restando algunos sucesos habituales de salidas de pista sin importancia, todo parecía ir bien. En la primera crono, nos llevamos un susto con Teo Martin, que aunque se vio forzado a abandonar, no tuvo que lamentar sino las consecuencias materiales; pero en la crono 2, Ismael Arquero salió determinado a hacer scratch y a pocos metros de la salida, sufrió un accidente, que por mucha fortuna también se saldó sin consecuencias físicas, aunque en este caso, las materiales fueron muy elevadas…pese a ello, los tiempos de las dos pasadas de entrenos y la primera crono, le otorgaban (creo que no me equivoco), el primer clasificado en carrozados y el segundo de la general. El piloto aguardó la grúa, subió el coche a La Cabrera y le aparcó a menos de 300 metros del parque cerrado, lógicamente, no le metió dentro, porque los coches, aunque no tengan motor, suele ser normal que deban tener ruedas para desplazarse, pero este no las tenía… diez minutos en el parque cerrado, junto a la zona de entrega de trofeos, fue tiempo suficiente para que uno, o mas que uno, nos contaran que: “bien, menos con la Federación y ya desde ayer”… lo de siempre: reglamento a rajatabla, pese a que luego digan que el regional madrileño “no es un mundial”-cuando conviene… tras el ligero retraso, empieza la ceremonia de entrega de trofeos, que va discurriendo con normalidad, hasta que surge, Ismael Arquero, se hace oír y dice que le han excluido porque no metió el coche al parque cerrado, entonces la indignación que el sentía se contagió a muchos de los pilotos y aficionados, a mi se me acabó el carrete y me fui..
Ismael conoce el reglamento y sabe muy bien que el coche tiene que entrar al PC, pero ¿como iba a llevarlo?… esto no es de recibo: está claro que hay un reglamento que cumplir, pero también hay una otra cosa llamada “sentido común”, que por supuesto tiene cabida en estos casos; no se trata de alguien que voluntariamente incumple, sino de alguien que soporta el hecho de ver su coche expuesto ante todo el público en el estado en que estaba, encaja el accidente y hace todo lo humanamente posible para recoger el trofeo que ganó en la carrera. Como el bien dijo, “no es justo”, no; parece que en esta federación por justicia, se entiende “aplicación del reglamento y punto”… por un lado, resulta gratificante ver que lo conocen y lo aplican, con lo cual, se puede decir que hacen un trabajo inmaculado, aunque en realidad, lo único que logran es tener cada vez menos pilotos, menos aficionados y menos carreras, hasta que, como Schettino ya no sean capaces de salir a flote. Luego decimos que en otras CC.AA. hay mas porque son mas grandes y hay mas afición; puede ser también porque no ocurran estas situaciones, que no dudo de calificar en mal-trato hacia los verdaderos protagonistas; si, porque los protagonistas son los que se dejan la piel dentro del coche; no los señores comisarios.
Para temrminar, y antes que algún iluminado formule la pregunta esa de: “¿quien es usted para opinar?” – ya dejo yo la respuesta: yo soy uno de esos que llenan las cunetas, que por y para nosotros se hacen carreras estando incondicionalmente en todas, tanto en las que gustan mas, como las que menos, por eso, no vamos a pactar con estas acciones que a consecuencia nos van dejando sin pilotos ni carreras. Excluida queda la gente que, se enfunda un chaleco, y hace un trabajo impecable; no va por vosotros.
Anuncios